La motivación es importante para Massalud, porque la motivación es movimiento y el movimiento es vida.

Hoy vamos a hablar de esta acción cuya palabra es conocida pero todavía existe mucho misterio al rededor de su práctica. En nuestras reuniones y talleres internos nos tomamos el tiempo para analizar como vienen los pacientes a nuestra consulta, con que tipo de motivación y como nos gustaría que saliesen de ella.

Basándonos en varios tipos de motivación hemos hecho un recorrido que más o menos podría ser así:

Los pacientes vienen con dolor, incomodidad, incertidumbre y desasosiego, la mayoría vienen con una motivación extrínseca, una motivación negativa o desmotivados. A continuación os compartimos algunas definiciones:

 

Motivación extrínseca

 

Es un tipo de motivación transitoria que se refiere a la energía que aparece para llevar a cabo una determinada conducta con el objetivo de obtener algún beneficio externo, aunque esa actividad no es experimente como intrínsecamente interesante.

 

Muchas veces hacemos cosas que no son de nuestro agrado, pero si las realizamos sabemos que va a llegar una recompensa importante para nosotros. Esto sería básicamente la motivación extrínseca.

 

Este tipo de motivación es más frecuente después de la primera infancia, cuando esa libertad que aporta la motivación intrínseca tiene que ser modulada para empezar a adaptarse a las demandas del entorno.

 

Hay muchas tareas que no son intrínsecamente interesantes para la persona, pero tiene que empezar a llevarlas a cabo. De niños, tenemos que ir aprendiendo que hay que hacer la cama o guardar nuestra ropa y probablemente, no es una tarea que implique motivación interior o intrínseca.

 

Más bien, suelen ser nuestros padres que nos dan pequeñas recompensas como “si haces la cama, luego podrás jugar”, motivándonos de forma extrínseca.

 

De hecho, parece que, a medida que se avanza en la escuela, la motivación intrínseca se va volviendo más débil y va dando paso a la extrínseca. Esto ocurre porque en la escuela tenemos que aprender todo tipo de materias y temas, y gran parte de ellos pueden no ser interesantes o divertidos para los niños.

 

Motivación negativa

 

En cambio, la motivación negativa conlleva la realización de conductas para evitar resultados desagradables. Por ejemplo, fregar los platos para evitar una discusión o estudiar para evitar el suspenso de una asignatura.

Este tipo de motivación no es muy recomendable porque a largo plazo no es tan efectiva y causa malestar, ansiedad. Provoca que las personas no estén centradas en la tarea y deseen hacerla bien, sino en evitar la consecuencia negativa que posiblemente aparezca si no la realizan.

 

 

Amotivación o desmotivación

 

El individuo carece de intención de actuar. Esto ocurre porque no tiene importancia para él una actividad concreta, no se siente competente para llevarla a cabo, o cree que no obtendrá el resultado que desea.

 

Lo que nos encontramos en la práctica diaria de nuestra clínica es que para muchas personas, la zona de confort es el dolor, la incomodidad, el desasosiego…etc. Y eso conlleva una falta de movimiento. El movimiento es imprescindible para la vida y no hablamos solo de un movimiento físico, sino de un cambio de pensamiento, de un cambio de visión y percepción. Todo esto forma parte de nuestro trabajo como profesionales que acompañamos la restauración y reequilibrio del bienestar.

 

En Massalud buscamos un movimiento que surja desde dentro, progresivo y adaptado a la persona en busca de la salud y de un equilibrio biopsicosocial.

 

A través del discurso, el conocimiento y la empatía, proporcionamos las herramientas necesarias para despertar, inspirar y conseguir una sensación agradable y positiva movilizando al paciente hacia su autocuidado consciente a nivel BioPsicoSocial.

 

Forma parte de nuestro trabajo el acompañar a las personas en la búsqueda de su motivación, una motivación intrínseca, una motivación adaptada a sus necesidades una motivación positiva, nutritiva y potenciadora.

 

 

 

 

Motivación intrínseca

 

La distinción más frecuente consiste en motivación intrínseca y motivación extrínseca (Deci y Ryan, 1985).

 

La motivación intrínseca esta centrada en el propio individuo, y se refiere a llevar a cabo una conducta porque resulta interesante, placentera o agradable para la persona. De esta forma, la actividad se realiza por una satisfacción inherente en vez de presiones o recompensas externas.

 

Las fuerzas que suelen mover a las personas en este tipo de motivación son la novedad, la sensación de reto o desafío, o el valor estético para esa persona.

 

Este fenómeno comenzó a observarse en animales, cuando los investigadores contemplaban su comportamiento se dieron cuenta de que muchos seres muestran conductas naturales lúdicas, de exploración o que provienen simplemente de la curiosidad; aunque no obtuvieran ningún refuerzo o recompensa externa o instrumental (White, 1959). Más bien lo que les mueve a actuar son las experiencias positivas asociadas a desarrollar las capacidades de cada uno.

 

Los seres humanos sanos son, desde que nacen y por naturaleza, exploradores, curiosos y activos. Por ello, tienen una predisposición innata a conocer el mundo, descubrirlo y aprender de él; sin necesitar ningún incentivo extra que les empuje.

 

Gracias a estas capacidades de exploración y curiosidad, se va a facilitar el crecimiento físico, cognitivo y social.

 

Según las investigaciones, la motivación intrínseca es más duradera e implica un mejor aprendizaje y un importante aumento de la creatividad. Tradicionalmente, los educadores consideran este tipo de motivación más deseable y que dar lugar a mejores resultados de aprendizaje que la motivación extrínseca.

 

Motivación positiva

 

Se trata de comenzar una serie de actividades con el fin de lograr algo que resulta deseable y agradable, teniendo una connotación positiva. Se acompaña de un logro o bienestar al hacer la tarea que refuerza la repetición de dicha tarea.

Es decir, si un niño recita el abecedario delante de sus padres y éstos le felicitan va a ser más probable que repita esta conducta. Sobre todo, si recitar el abecedario es divertido para el niño (y si es neutro, gracias al refuerzo de los padres puede llegar a ser una tarea placentera).

 

Motivación primaria

 

Se refiere a la actuación del individuo por mantener su estado de homeostasis o equilibrio en el organismo. Son innatos, ayudan a la supervivencia, se basan en la cobertura de necesidades biológicas y están presentes en todos los seres vivos.

Como motivos desencadenadores de la conducta entrarían el hambre, la sed, el sexo y el escape del dolor (Hull, 1943). Otros han introducido incluso, la necesidad de oxígeno, de regular la temperatura corporal, de descanso o sueño, eliminación de los residuos, etc.

 

De todas formas, en los seres humanos es más complejo, de hecho, han criticado la teoría que sustenta este tipo de motivación ya que a veces las personas disfrutan con la exposición al riesgo o provocar un desequilibrio en su estado interno (como ver películas de acción o miedo o acudir a parques de atracciones).

 

 

 

El tipo de motivación que manejemos tendrá un impacto en nuestra vivencia y en la consecución de nuestros objetivos, por eso potenciamos un enfoque biopsicosocial personalizado, un trato empático, una comunicación cercana, cariñosa y de confianza, creyendo en el paciente y buscando y potenciando sus propias habilidades.

 

Aportamos herramientas de forma razonada, buscamos una acción motivada por las necesidades y el talento de las personas. Enfatizando la motivación intrínseca sobre la extrínseca. Buscamos la motivación, movimiento a la acción y a la autoresponsabilidad desde el autocuidado.

 

Cuidamos la motivación desde la empatía y la comunicación asertiva: Con información, con herramientas, con tareas y retos a medida, despertando un interés y una curiosidad desde una escucha activa y empática.

 

Desde esta visión integrativa de la salud y a través de pequeñas metas y objetivos hechos a medida con nuestros pacientes, buscamos un equilibrio entre las diferentes motivaciones como dice Alonso Puig en este video que os compartimos:

 

https://www.youtube.com/watch?v=t4Nf0u9nqQA