“Aprovecha el sol”

Pronto llegará el verano y con él, el buen tiempo, las vacaciones, la playa, la piscina, los paseos largos, las terrazas… todo alrededor de un mismo elemento, una estrella, el SOL. El sol nos hace sentir mejor, menos cansados, más motivados, con más fuerza, más felices, más jóvenes… y esto nos gusta tanto a nosotros, a nuestras hormonas, a nuestras bacterias… que nos motiva a pasar más tiempo bajo él, convirtiéndose en un círculo vicioso que nos hace mucho bien. Lo mejor es que nos ayuda a salir a la calle y a disfrutar y a vivir la vida.

 

¡¡¡QUEREMOS SALIR DE NUESTRA CUEVA!!!

 

Como nos contaba Platón en el mito de la caverna, fuera de esta podremos observar con nuestros propios ojos el sol, el mundo real y descubrir la realidad. Realidad, que muchas veces en torno al sol, está tergiversada o desconocemos.

En este post trataré de sacar a la luz las verdades sobre el sol, y dar unos consejos para disfrutar de él con el menor peligro para la salud y no sólo eso, sino que también nos la mejore.

 

 

SOL

Empecemos hablando de lo que el sol nos envía a lo largo del día, sus rayos. Tiene dos tipos de rayos ultravioletas:

– UVA: atraviesan fácilmente la atmósfera llegando a capas más profundas de la piel, como los melanocitos, que elevan el riesgo de padecer melanoma.

– UVB: tienen mayor dificultad para atravesar la atmósfera y no traspasan con tanta facilidad la piel, esto hace que provoquen el enrojecimiento de la piel y un exceso producirá quemaduras. Sin embargo, son fundamentales para la producción de vitamina D, el efecto clave del sol.

 

Los rayos del sol llegan con más facilidad al ecuador de la Tierra, y cuanta más alta latitud, menor la proporción de UVB y mayor de UVA. Esto provoca adaptaciones en nuestra genética para intentar aprovechar los pocos rayos UVB, como por ejemplo nuestro color de piel, ojos o pelo. Cuanto más claro, mayor será la absorción de rayos ultravioleta. Esto hará que sean más frecuente quemaduras, cáncer y que el tiempo de exposición al sol sin efectos perjudiciales sea menor en personas de color claro.

Tanto es así, que la tasa de mortalidad más alta por cáncer de piel se encuentra en la población blanca de Australia mientras que los aborígenes (de color negro) tienen tasas de melanoma muy inferiores en el mismo entorno. Pero también, gente de color oscuro con una alimentación pobre y que vivan en zonas con poca exposición solar, sufrirán más enfermedades relacionadas con el déficit de vitamina D, al tener más dificultades de absorberla partir de nuestra principal estrella.

 

“Nuestra genética influye en nuestro entorno y nuestro entorno influye en nuestra genética”

 

En este punto es importante hablar de las cremas solares. Algunos protectores bloquean los rayos UVB pero no los UVA. Esto evita que la piel se enrojezca, creando una falsa sensación de seguridad y aumentando la exposición total. Al pasar más tiempo bajo el sol absorbes más rayos UVA pero no produces suficiente vitamina D. Además, en muchas cremas solares existen ingredientes potencialmente dañinos (retinil palmitato, oxibenzona, octinoxato) que se filtran a través de tu piel y pueden ocasionar problemas como disrupción hormonal, alergias, daño celular… No es una lucha contra las cremas solares, pero sí una advertencia para no hacer caso a todo lo que sea vea en anuncios. Las cremas solares nos ayudan, pero estos pequeños detalles no te los cuentan.

 

VENTAJAS DEL SOL

– VITAMINA D

– VITAMINA D

– VITAMINA D

– VITAMINA D

– …

A partir de aquí, todas las ventajas y efectos positivos de la exposición al sol se deben a la mayor absorción de vitamina D como, por ejemplo:

– Mejora la microbiota intestinal.

– Mejora procesos hormonales (testosterona, melanina, melatonina…) que, entre otras,        nos ayudan a regular nuestro ciclo circadiano y como consecuencia mejorar nuestra salud.

– Mejora el sistema inmune (SI).

– Mejora la calidad ósea.

– Mejora la circulación.

– Controla algunos procesos de envejecimiento ralentizándolo y mejorando la calidad de vida.

– Previene enfermedades cardiovasculares y relacionadas con la edad como Alzheimer, Parkinson o esclerosis múltiple.

 

ACUSACIONES AL SOL

Cáncer de piel:

En este punto voy a hacer una pequeña pausa… Las últimas investigaciones y el mayor conocimiento científico están empezando a invertir el papel cancerígeno del sol.

Para empezar, hay que hacer una diferencia en el cáncer de piel:

  1. Cáncer de piel no melanoma (carninoma basocelular y espinocelular): el más común y su tasa de supervivencia es casi del 100%. Se produce en células superficiales por lo que está relacionado con rayos UVB.
  2. Melanoma: es poco frecuente pero más peligroso que el anterior ya que se produce en los melanocitos, con la consecuencia de que aumenta la capacidad de generar metástasis. Relacionado con rayos UVA y una deficiencia de la vitamina D.

Los últimos estudios afirman que la radiación solar está asociada con el primer tipo de cáncer, no con el segundo (estudio). De hecho, ayuda a prevenir el melanoma (estudio) e incluso pacientes con este cáncer, mejoran con el mero hecho de exponerse al sol (estudio).

Si miramos la relación del sol con el resto de cánceres, son mayores los beneficios que los perjuicios, existiendo una relación directa entre mayor exposición al sol y menor riesgo de casi todos los tipos de cáncer: próstata (estudio), pulmón (estudio), pecho (estudioestudio), colorrectal (estudio), leucemia (estudio), páncreas (estudio), vejiga (estudio), linfoma (estudio) etc.

Por lo tanto, es irracional no tomar el sol por miedo a padecer un cáncer. Desde un punto de vista evolutivo, gracias al sol (entre otras) se creó la vida, y los seres vivos nacemos y crecemos alrededor de él. Es lógico pensar, según este enfoque, que el sol está de nuestra parte y nos ayuda, en vez de “intentar matarnos”. Una de las conclusiones de este estudio lo dice bien claro:

 

“Evitar el sol es un factor de riesgo en la mortalidad equivalente a fumar”

 

Queratosis actínica: es un crecimiento escamoso o en forma de costra, que se denomina precáncer porque puede ser el primer paso de un carcinoma espinocelular. Hasta el 10% pueden degenerar en este cáncer y el 40-60% de estos canceres empezar como queratosis actínica no tratadas.

 

Quemaduras de piel: aparición continuada sí se relaciona con mayor riesgo de melanoma (estudioestudio). La exposición continua y gradual te protege de las quemaduras solares. Los protectores solares también reducen el riesgo de quemadura, pero tienen sus riesgos, de los que hablaré más adelante.

 

Envejecimiento prematuro de la piel.

 

Lesiones oculares: cataratas, degeneración macular…

 

¿COMO SOLUCIONARLO?

Todas estas acusaciones tienen algo en común, una mala relación con el sol y un estilo de vida poco sano. Me explico.

 

EXPOSICIÓN GRADUAL Y CONTINUA AL SOL

Como buenos animales modernos que somos, nos pasamos más de la mitad del día dentro de algún edificio iluminados con luz artificial y delante de pantallas con luz azul. Nos da igual que sea invierno o verano, pero en este último ocurre una… “desgracia”. Esta desgracia son las vacaciones, el calor o la influencia social que nos llama a estar morenos para seguir una línea estética más bella. Digo desgracia porque esto nos condiciona de tal manera que pasamos de estar encerrados en nuestra cueva, con aire acondicionado, tv, tablets, móviles y ordenadores (cuevas millenial), a ponernos a la parrilla en la playa durante horas haciendo un vuelta y vuelta. Otra tendencia, desaconsejada por los dermatólogos, son los salones de bronceado ya que, la radiación ultravioleta de las lámparas de bronceado puede ser incluso más perjudicial que el propio sol.

 

 

Esta exposición agresiva es perjudicial para la salud, ya que pasamos de un extremo a otro en pocos segundos, sin una adaptación progresiva. El estrés aportado a la piel es excesivo y las probabilidades de padecer alguna de las acusaciones anteriores aumenta y de tener alguna ventaja disminuye.

Es necesario comprender el concepto de hormesis, no sólo para este tema, sino para nuestro desarrollo general. La hormesis es la capacidad que tiene el cuerpo de, ante estímulos estresantes adecuados, producir una adaptación que nos haga solventar más fácilmente ese mismo estrés en un futuro. De esta manera, mediante ponernos en situaciones de estrés (como el calor, el frío, el trabajo, la actividad física, un puzzle, un sudoku, tomar el sol…) produciremos adaptaciones que nos hagan más fuertes, aumentando las ventajas y disminuyendo los efectos perjudiciales.

Este concepto es reforzado por este metanálisis, que concluye que el riesgo de padecer melanoma aumenta con exposiciones solares intermitentes o vacacionales y disminuye con una exposición continuada.

De esta manera podemos confirmar la necesidad de ir poco a poco exponiéndonos al sol. Salir a la calle en febrero con el cielo despejado o incluso nublado, ya que los rayos UVA y UVB son capaces de traspasar las nubes, es una buena idea para estar moreno en verano. De esta manera, conseguiremos ir adaptándonos a estos rayos, y la adaptación es un tono de piel más oscuro. ¡¡¡Estar moreno es un mecanismo de protección contra los rayos ultravioletas del sol!!!

 

CUIDAR NUESTROS GENES (HUMANOS Y BACTERIANOS)

Con la edad, la inflamación y oxidación de nuestras células aumenta, y con ello disminuye nuestra protección a estímulos como el sol porque nuestro SI cada vez tiene más batallas que combatir. Por ello es clave ayudar a nuestro SI para mantenerlo fuerte, y esto se consigue manteniendo un estilo de vida sano con tres pilares: buena alimentación, actividad física adecuada y atmósfera social agradable.

Un punto clave es el aporte de vitamina D, conocida como la vitamina de la juventud, que nos ayuda a combatir la inflamación y oxidación de las mitocondrias, ralentizando así el envejecimiento y ayudando a nuestro SI en la batalla. Y vuelvo a repetir, el mayor aporte diario de vitamina D es gracias a la exposición solar y no necesitamos más de 30-40 minutos de exposición directa al sol para generar suficiente vitamina D.

Para optimizar la producción de vitamina D, necesitamos los rayos UVB (estudio) y hay que tener en cuenta que algunas cremas solares evitan la absorción de estos rayos, por lo que no es aconsejable el uso de estas. Además, en contra de las típicas advertencias populares de no tomar el sol al mediodía, los rayos UVB llegan a la tierra principalmente a estas horas del día.

 

“Exposiciones cortas alrededor del mediodía deberían ser recomendadas, en vez de exposiciones más prolongadas por la tarde. Esto ofrecería una mayor producción de vitamina D con mínimo riesgo de melanoma” (estudio)

 

Esto hace que disfrutar de un entrenamiento al mediodía durante unos 20-30 minutos sea una situación perfecta para mejorar nuestro SI y una buena excusa para tomar el sol. Si esto lo combinamos con buena compañía y una sana comida al terminar, estamos tocando los tres pilares de la salud.

 

*Fotos de la última jornada MassEvoluttion realizada en la clínica Massalud

 

 

ALGUNOS CONSEJOS EXTRA

  1. Hacer ejercicio bajo el sol antes de comer durante 20-30’ es una combinación perfecta.
  2. Si eres de color claro y vas a zonas cercanas al ecuador, maximiza la protección.
  3. Cuida la alimentación: alimentos de color rojo como los tomates o los frutos rojos son ricos en licopenos, que nos ayudan a proteger la piel de los efectos negativos del sol, al igual que la astaxantina, una proteína que está en las algas o en animales que se alimentan de algas como el salmón o las gambas (esta proteína le da su típico color anaranjado)
  4. Uso de gafas o gorros, sobre todo esto último en personas con alopecia.
  5. Ojo con las cremas solares, no son tan buenas como dicen.
  6. Si pasas mucho tiempo bajo el sol, si es aconsejable el uso de cremas solares, pero repito la importancia del punto 5.

 

 

REFERENCIAS

Marcos Vázquez. Sol, cáncer y la mejor hora para broncearse. Fitness revolucionario. https://www.fitnessrevolucionario.com/2016/07/02/sol-cancer-y-la-mejor-hora-para-broncearse/

Marcos Vázquez. Menos crema solar, y más protección natural. Fitness revolucionario. https://www.fitnessrevolucionario.com/2012/07/06/menos-crema-solar-y-mas-proteccion-natural/

Vitamin D deficiency accelerates ageing and age-related diseases- a novel hypothesis. https://physoc.onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1113/JP274887

Epidemiology of melanoma and nonmelanoma skin cancer–the role of sunlight. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18348450

The influence of painful sunburns and lifetime sun exposure on the risk of actinic keratoses, seborrheic warts, melanocytic nevi, atypical nevi, and skin cancer. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12787139

Sun exposure prior to diagnosis is associated with improved survival in melanoma patients: results from a long-term follow-up study of Italian patients. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18406602

UV, latitude, and spatial trends in prostate cancer mortality: all sunlight is not the same (United States). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16933060

Seasonal and geographical variations in lung cancer prognosis in Norway. Does Vitamin D from the sun play a role? https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17207891

Serum Vitamin D Status and Breast Cancer Risk by Receptor Status: A Systematic Review. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29781719

Relationship between low ultraviolet B irradiance and higher breast cancer risk in 107 countries. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18422861

What is the relationship between ultraviolet B and global incidence rates of colorectal cancer? https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24494052

Ultraviolet B and incidence rates of leukemia worldwide. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21665065

Ultraviolet B irradiance and vitamin D status are inversely associated with incidence rates of pancreatic cancer worldwide. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20442683

Ultraviolet B irradiance and incidence rates of bladder cancer in 174 countries. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20171531

Adulthood residential ultraviolet radiation, sun sensitivity, dietary vitamin D, and risk of lymphoid malignancies in the California Teachers Study. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21622649

Avoidance of sun exposure as a risk factor for major causes of death: a competing risk analysis of the Melanoma in Southern Sweden cohort. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26992108

Phenotypic markers, sunlight-related factors and sunscreen use in patients with cutaneous melanoma: an Austrian case-control study. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9764814

Sun exposure prior to diagnosis is associated with improved survival in melanoma patients: results from a long-term follow-up study of Italian patients. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18406602

Sunburns and risk of cutaneous melanoma: does age matter? A comprehensive meta-analysis. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18652979

Meta-analysis of risk factors for cutaneous melanoma: II. Sun exposure. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15617990

Vitamin D levels after UVB radiation: effects by UVA additions in a randomized controlled trial. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24118541

At what time should one go out in the sun? https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18348449

 

By | 2018-07-01T12:51:35+00:00 julio 1st, 2018|Categories: maSSalud|0 Comments

Leave A Comment